miércoles, 11 de agosto de 2010

solomente

el "uno" siempre perseguía al "dos", y aunque el "dos" también siempre perseguía al "tres", por lo menos no andaba solo.

al "uno" su soledad le parecía una injusticia.